El suelo pélvico y el parto

Si quieres más información sobre el Método Boltex, contacta conmigo:

¿Cómo afecta el parto al suelo pélvico?

El parto vaginal siempre ocasiona un daño al suelo pélvico en mayor o menor medida. La salida del bebé a través del canal del parto provoca estiramientos y compresiones de las fibras musculares, fasciales y nerviosas del suelo pélvico en todas las mujeres. Algunos estudios han demostrado que el estiramiento es tan grande que, si no fuera por los mecanismos protectores que genera el propio embarazo, los daños en las fibras musculares serían irreversibles. Esto va a provocar siempre un debilitamiento y descolgamiento de esta musculatura en el postparto inmediato. En la mayoría de los casos ese debilitamiento se recuperará, pero en otras puede ocasionar a medio-largo plazo distintos grados de prolapso o incontinencia urinaria.

¿Qué factores de riesgo aumentan el daño del suelo pélvico durante el parto?

Aunque no podemos controlar las incidencias que rodean un parto hay factores de riesgo que van aumentar la probabilidad de daño perineal.Estar informada es importante para ser consciente de cuáles son los riesgos y cómo pueden minimizarse:

  • Posición materna durante el expulsivo Las posiciones de decúbito lateral ó “a cuatro patas” (cuadrupedia) son beneficiosas en la protección del suelo pélvico ya que el índice de perinés intactos es mayor que en decúbito supino (boca arriba) ya que la rotación interna de la cadera y talones afuera  aumenta las medidas del estrecho inferior  y facilita la salida del bebe. En España, la posición “boca arriba” (litotomía) es la más extendida  pero hay que evitarla  ya que la rotación externa de cadera  reduce las medidas del estrecho inferior y la falta de gravedad no facilitan la expulsión del bebe y este hecho favorece la episiotomía.  Tienes que comentar con el profesional  que te atiende el parto la posición, pero solo  podrás hacerlo si no tienes  epidural o la dosis es muy baja y te permite movimiento. Las posturas  a favor de gravedad favorecen el expulsivo  y protegen el suelo pélvico ya que se reparte la presión que ejerce la cabeza fetal  en todo el perímetro del suelo  pélvico de una manera más uniforme. La posición durante el expulsivo debe decidirla la mujer.
  • Tipo de pujo No se debe forzar la salida del bebé con empujones (pujos) fuera del momento de la contracción ya que  sobrecarga innecesariamente el suelo pélvico. Hay varios tipos de pujos para el momento del expulsivo pero cuando todo va bien, que es la mayoría de las ocasiones, es mejor comenzar con un pujo en espiración (coger aire y soltarlo con los labios fruncidos), ya que es menos lesivo para el suelo pélvico que el pujo en apnea inspiratoria (coger aire, retenerlo y empujar).
  • Episiotomía Es una incisión quirúrgica realizada con tijera o bisturí en la zona del perineo femenino, que comprende piel, plano muscular y mucosa vaginal y requiere sutura.La episiotomía como técnica preventiva para evitar desgarros está contraindicada por la Organización Mundial de la Salud. La episiotomía no previene  desgarros del esfínter anal ni desgarros vaginales y  es una lesión que hay que evitar con el masaje perineal realizado durante el embarazo.
  • Parto instrumental Cuando se aplican instrumentos como el fórceps, ventosa o espátulas  se produce un mayor estiramiento y una mayor compresión de los músculos, las fascias y los nervios del suelo pélvico. Numerosos estudios han demostrado la relación que existe entre la utilización de instrumental y las lesiones del suelo pélvico. La episiotomía es casi inevitable cuando se utiliza instrumental y la episiotomía, en sí misma, ya es una lesión directa de los músculos y las fascias.
  • Tiempo de expulsivo Cuando  los tiempos de expulsivo son muy largos  se produce una compresión excesiva de las estructuras del suelo pélvico por la cabeza del bebé debilitándolo y complicando su recuperación.
  • Anestesia epidural Está demostrado científicamente que la anestesia epidural, entre otros riesgos, alarga la fase de expulsivo, la mujer no empuja eficazmente y esto implica mayor instrumentalización (fórceps, ventosa  y espátulas). El uso de los de los instrumentos obliga a realizar una episiotomía aunque ya hay algún obstetra que hace ventosas sin episiotomía, pero no es lo habitual. Otro factor de riesgo muy importante al usar los instrumentos es la tracción que se hace de los músculos, órganos y sistemas de suspensión favoreciendo la patología del suelo pélvico.
  • Bebé grande. Peso superior a 4 kilos.

En cualquier caso, matronas y ginecólogos, en la medida de lo posible, tenemos el deber de favorecer un parto lo menos lesivo para el suelo pélvico de la mujer, y ésta debe depositar su confianza y comprender que no siempre es posible evitar una episiotomía o no aplicar un fórceps en una situación de urgencia.

¿Qué es recomendable para minimizar los daños en el suelo pélvico durante el parto?

Llevo 37 años acompañando a las mujeres y sus parejas en su preparación a la maternidad/paternidad y he tenido ocasión de ver la evolución de la mujer y los cambios en los protocolos de las maternidades.

En mis grupos de Preparación Maternal fomento la participación de las mujeres y estas aportan al grupo información de estudios científicos que buscan en internet de los diferentes temas de los que hablamos (embarazo, parto, posparto, lactancia, recién nacido, recuperación posparto..). Respecto al parto, y tras la búsqueda que realizan  les queda claro y lo explican a las compañeras que es importante prepararse para un parto lo más natural posible ya que esta demostrado científicamente que ciertas intervenciones como por ejemplo la epidural, puede prolongar la fase de expulsivo favoreciendo la instrumentalización, la episiotomía, desgarros, problemas con la lactancia..

También soy docente de la especialidad matrona en el País Vasco en la asignatura de Preparación Maternal y les formo en la prevención y tratamiento de la Patología del Suelo Pélvico, a las residentes matronas. Estas futuras matronas están formadas en todas las técnicas antidolor para acompañar a la mujer en un parto natural.

Durante la preparación maternal con tu matrona, vas aprender  cuales son los métodos para aliviar el dolor de las contracciones durante la dilatación. Algunos de estos métodos son: Andar, movimientos pélvicos, pelota  swiss ball, tens (estimulación nerviosa eléctrica transcutanea), posturas hipopresivas, masaje en el abdomen y  lumbar, técnica respiratoria, música, ducha o baño, técnicas de relajación..

Y si necesitas ponerte la epidural es aconsejable ponerse una dosis que te disminuya el umbral del dolor pero que te permita seguir en movimiento y que no te bloquee de forma que te obligue a meterte en la cama y estar inmovilizada. Este deseo tienes que comentarlo con el anestesista. Si te encuentras con una epidural que te ha bloqueado totalmente las extremidades inferiores y sientes que has perdido totalmente la sensibilidad a nivel del suelo pélvico, es aconsejable que la recuperes para que puedas empujar en el expulsivo ya que si no aumenta la posibilidad de que tengan que utilizar un instrumento y te harán una episiotomía. Si este es tu deseo, tienes que comentárselo a la matrona y al anestesista y prepárate para recibir de nuevo a las contracciones y empujar. Evitar una instrumentalización es bueno para el suelo pélvico y para el bebé.

Aunque no podemos controlar las incidencias que rodean un parto, un buen tono muscular del abdomen y del suelo pélvico previo ayuda a reducir riesgos. Si nuestra musculatura está fuerte y es flexible facilitará la salida del bebé por eso durante el embarazo se debe trabajar los ejercicios  de contracción voluntaria del suelo pélvico y realizar el masaje perineal a partir de la 32 semana de embarazo y que puedes ver en este videoFolleto del masaje perineal.

La tonificación y elastificación del periné durante el embarazo y un parto natural minimiza los daños en el suelo pélvico

No tengas miedo, ten confianza y escucha a tu cuerpo que te va a pedir lo que tienes que ir haciendo durante todo el proceso de dilatación y nacimiento de tu hijo.

Olga Polo - Matrona e investigadora del suelo pélvico

Esta es mi historia de cómo estoy trabajando para solucionar mi problema de incontinencia urinaria, me gustaría que con ella, se animasen más chicas a contar la suya, que seguro que hay muchas historias interesantes. Y saber que no necesariamente hay que tener un parto complicado para tener problemas de este tipo, porque ahora que sé un poco más sobre el tema, sé de amigas que con partos totalmente normales de 3 o 4 puntos, también tienen problemas de incontinencia. Sobre todo animaros a que os pongáis en manos de un especialista porque hay soluciónLeer más.

Ziortza Mendibil, 30 años
Paciente de Olga Polo

Productos recomendados: Prepárate para un parto normal, minimiza los riesgos de lesión perineal.

TensCare MamaTENS

TensCare MamaTENS

Electroestimulador antidolor para el parto. Función TENS (Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutanea): eficiente método comprobado clínicamente, libre de medicamentos y exento de efectos secundarios, autorizado para el tratamiento de dolores.

Comprar

La cesarea

La cesarea

Autor: Michel Odent Se plantean todas las claves relacionadas con el procedimiento de la cesarea.

Comprar

El Periné Femenino y el Parto

El Periné Femenino y el Parto

Autor: Blandine Calais-Germain Lenguaje sencillo para conocer el periné de la mujer.

Comprar

Parto Seguro

Parto Seguro

Autor: Beatrijs Smulders & Mariël Croon, El parto más seguro es el que transcurre de la forma más natural. De este modo, tanto la madre como el niño se ahorran intervenciones médicas innecesarias. Esta guía ayudará a la madre a prepararse para este gran acontecimiento, reforzará la confianza en sí misma y facilitará el proceso del parto y el cuidado perineal.

Comprar

Parir en movimiento

Parir en movimiento

Autor: Blandine Calais-Germain; Núria Vives Parés Aprende cómo colocar la pelvis durante el parto para facilitar el expulsivo y evitar tiempos prolongados que favorecen el estiramiento de los músculos y su debilitamiento.

Comprar